CAMARADA JUAN ROSELL

TEXTO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO DEL PCPE, IRONIZANDO SOBRE LA PRESENCIA DE ROSELL EN EL 10 CONGRESO DE CCOO:

 

A CONTRACORRIENTE

CAMARADA JUAN ROSELL

 

Querido Juan, espero no te moleste que te trate de camarada pero es que desde que te vi el otro día en la tele y en internet interviniendo en la tribuna del 10º Congreso Confederal de CC.OO. no puedo evitar el deseo de considerarte como un compañero más. Tú, el patrón de los patronos, el jefe de la CEOE, en una asamblea de currantes dando lecciones de acción sindical.

¡Lo nunca visto! ¡La repolla! Pero no te acojones, que, como habrás podido comprobar, los mandamases de CC.OO. son muy modernos y muy abiertos, sí, sí, eso también, muy tolerantes…, por supuesto. Como tú y tus colegas, claro que sí. Ya sabes, tolerantes para mejor exprimir el limón. Bueno, no te cabrees camarada Juan Rosell, en cualquier caso quién lo iba a decir. Los patronos y los obreros unidos: “la mano en la mano”, como decía el general De Gaulle o “todos en el mismo barco”, como dices hoy tú. A partir de ahora, con el salero y tronío que has derrochado en ese cónclave, vas a poder largar lo que te salga de las pelotas sin que nadie te rechiste. Y es que estuviste de rechupete. Qué elegancia la tuya, qué aplomo, qué presencia, qué carisma ¡coño!, pero sobre todo qué palique chico; de encantador de serpientes. Hasta se me saltaron las lágrimas cuando hablaste del sufrimiento que padecéis los empresarios al despedir a trabajadores o cuando, acuciados por la necesidad, preparáis los “expedientes de regulación de empleo”. ¡Quién lo podía imaginar! Sí, Juan, ¿lo recuerdas?, fue después de que un trabajador descontrolado, que debía tener todavía en el coco aquello que dijo un día Marcelino Camacho de “no nos van a domesticar”, te tratase de sinvergüenza y algo más. ¡Qué modales! ¡Habrase visto!, seguro que cuando estudiabas en Barcelona en el Colegio San Ignacio de los jesuitas el personal no era así. ¡Qué va!, gracias a Dios y a la pasta de tu familia banquera, aquella gente que frecuentaste desde nene era de lo más refinado y exquisito del lugar. Como también deben serlo los compinches que dirigen contigo, y con mano firme, las numerosas empresas que has presidido o presides. Ya me entiendes, las Enher,  Fecsa, Siemens, Endesa, Aguas de Barcelona, La Caixa, Fuerzas Eléctricas de Cataluña y alguna otra que seguro olvido. Pero bueno, qué le vamos a hacer, siempre hubo ricos y pobres, listos y tontos ¿no, querido Commendatore? Lo importante es que las cosas van a cambiar una hartá a partir de ahora. Con el Toxo, ese sindicalista amigo tuyo, aterrorizando a Rajoy con sus radicales propuestas de “pacto de estado” y “regeneración democrática”; y tú, camarada Rosell, exigiendo flexibilidad, microsueldos, despidos masivos y una reforma laboral con más malaleche. Y ¿qué más puedo decirte? Sólo dos cosas, que espero comieras opíparamente en medio de aquellos melindrosos/as delegados/as de las Comisiones Obreras, y que estoy convencido gozaste de lo lindo con la “paz social” que ellos y ellas te brindaron. Pero cuidado, no te fíes ni un pelo, porque hay por ahí quienes todavía colean, y como dice el refrán, tuvieron,  retuvieron  y guardan para la vejez, y, con esos y esas, nunca se sabe lo que puede suceder.

 

José L. Quirante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: